Conviértase en Miembro de nuestra Multinacional  

 

Manténgase en movimiento

Llevar una vida activa y saludable tiene un impacto positivo en la salud  y el bienestar general. Hoy, queremos seguir siendo activos hasta la edad avanzada, mantenernos saludables y obtener el máximo provecho de la vida, sin importar la edad ni la condición social.  Huesos fuertes y articulaciones sanas son esenciales para mantener un estilo de vida activo. Es necesario hacer ejercicio y moverse con regularidad, de esta manera se  fortalecen los músculos y las articulaciones, se previene la obesidad, se  previene y alivia el dolor. El ejercicio físico  y la permanente actividad mental son esenciales para mantener una vida activa a largo plazo y para disfrutar de todas las maravillas que la salud y el buen estado físico y mental ofrecen.

En conclusión el ejercicio físico es tan necesario a la vida y la salud  como la actividad mental. Es decir que las generaciones futuras se deben preparar para gozar con salud y bienestar  de la experiencia y el conocimiento que da la mayoría de edad.

Nuestros cuerpos están diseñados para el movimiento, incluso si se tienen problemas con los huesos, músculos o articulaciones. Al comenzar a hacer ejercicio puede aparecer  un poco de dolor muscular pero  estas molestias desaparecen progresivamente a medida que los músculos se acostumbran a mantenerse en movimiento.

La actividad física regular, como caminar y nadar son excelentes formas de mantener huesos, músculos y articulaciones sanos. Cualquier actividad física en la que  se apoye  el peso del cuerpo ayudará a fortalecer el esqueleto y a  mantener flexibles las articulaciones.

Evidentemente el ejercicio y el reposo son necesarios para el ser humano. Hay quienes creen que es necesario  que las articulaciones, los músculos, los huesos descansen pero no hay que olvidar que también es cierto  que la actividad física  alivia el dolor y  mejora el bienestar general.

El ejercicio permite gozar de huesos y articulaciones saludables. Las práctica de un deporte como ciclismo, natación,  caminar, etc.  proporciona mejoría en las articulaciones. El entrenamiento  físico da fuerza, desarrolla los músculos, hace  las articulaciones más estables y fortalece los huesos.  Igualmente aumenta la fuerza y la calidad del cartílago